La electrólisis salina : Cómo funciona la cloración salina en una piscina

La electrólisis salina nos proporciona una calidad de agua libre de productos químicos clorados que irritan nuestros ojos y mucosas y además de resecarnos la piel

Para la cloración pueda realizarse, necesitamos agua y sal común, también conocido como cloruro sódico.   Se añade por lo tanto, sal a la piscina, aproximadamente 5 gramos de sal por litro de agua, lo que viene a ser 5kg por metro cúbico.  No es nada comparable con la sal que hay en el mar, donde la concentración es de aproximadamente 35 gramos por litro de agua, es decir, 7 veces más de la que añadimos por litro a nuestra piscina.

El clorador salino se compone de un circuito que proporciona corriente continua, conectado a un electrodo por medio del cual circula el agua salda.  Este electrodo esta compuesto por dos placas paralelas. Uno de ellas se conecta al polo positivo del equipo y la otra al polo negativo.  La corriente eléctrica aporta la energía para que se realice la electrólisis que  produce reacciones electroquímicas en cada polo, que separan los diferentes elementos.

En el polo negativo tiene lugar una reacción de reducción con formación de hidrógeno molecular e iones oxhidrilo.  En el polo positivo se producen dos reacciones de oxidación, una por parte del agua que produce oxigeno molecular y otra procedente de la sal,  que produce cloro molecular.

Al salir del electrodo se juntan los productos generados por los electrodos. Estos elementos son sosa, hidrógeno y cloro.  El cloro al contacto con el agua produce a su vez hiocloro y cloruro de hidrógeno.

El ácido hipocloroso es el desinfectante más importante, destruye bacterias, algas y patógenos.  Pero también produce ozono y oxidrilo radical durante el proceso de la electrolisis, y estos ambos también son desinfectantes.

Poco a poco la sosa se neutraliza con el ácido clorídico, volviendo a regenerarse la sal sin perder ningún producto.

Olvídese de acumular y manipular productos químicos peligrosos en su hogar.

Para más información, no dude en contactar con sus expertos de Olano Piscines.

 

 La electrólisis salina

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar